Image Blog

Otra vez tormenta...

Otra vez tormenta...

Otra vez tormenta, se ha puesto el cielo muy oscuro y parece que el cielo vaya a caerse en pedazos. Años atrás, en días cómo hoy, se ponía a llover, llover y llover…

¿Oyes? Empieza a sonar, voy a ver…

…¡¡¡Noooo, está cayendo granizo!!!

Bueno son pocos y se han mezclado con el agua de la lluvia. Si es así, no va a hacer daño a la cosecha…

…Parece que sigue lloviendo en serio. Tendría que llover así toda la tarde, incluso la noche y… ¿por qué no? Dos días lloviendo que nuestros campos lo necesitan. Menos mal que tenemos pozos y utilizamos sistemas de riego que ahorran agua…

(TRUENO)

¿Habéis oído? ¡¡Ahí va el primero!! Y esto que está prohibido… A los que los tiran: ¿Os pensáis que no los oímos? ¿No se dan cuenta del daño que están haciendo?

¿Cambio climático? Si, pero en parte es gracias a ustedes. Si, ustedes que vais tirando petardos en plena tormenta o eleváis vuestras avionetas a rebosar de sustancias químicas para tirar en pleno vuelo. No dejáis actuar a la madre naturaleza como ella sabe, le priváis de su fuerza, su voluntad y… ¿Cómo nos lo paga? Con grandes desastres climatológicos.

(TRUENO)

¡Ahí va el segundo! Se ve que tenéis miedo… dos en poco rato, no tardará ni media hora en dejar de llover.

Los ancianos del lugar dicen “No se ha visto nunca una sequía como la que estamos pasando”, otros comentan “Este año se van a secar los pozos” y yo pienso… Pues no me extrañaría nada. Éste verano, mucha gente no ha cultivado tantas verduras por culpa de la escasez de agua. El pantano de más arriba en las montañas (Ulldecona/La Sénia) está seco, el otro día nos dijeron que incluso suben tractores con cubas de agua para mantener el charco y conservar los cuatro peces que quedan.

Ya está parando, ¿Ves? Mucho ruido y pocas nueces, como siempre…

Unos dicen que son los de las aseguradoras, otros los de las salinas del delta, otros que si los de los viveros, arroz… quien sabe, a lo mejor son todos que tienen un complot para tirar el famoso yoduro de plata y entre ellos se cubren ya que como he dicho, está prohibido.

Ya está, ya paró de llover. Los agricultores nos consolamos pensando que al menos ha refrescado las hojas de los árboles.

 

Maite Bel Carapuig

Leave a Comment

Your email address will not be published.